Rutina Phytomillesime para cuidar el cabello teñido

¿Como cuidar el pelo teñido paso a paso?

Si quieres que luzca impecable: elige la rutina capilar Phytomillesime

Rutina. Del fr. routine, de route ‘ruta’. Costumbre o hábito adquirido de hacer las cosas por mera práctica y de manera más o menos automática.

Tenemos rutinas para todo, estamos rodeados de ellas. Al despertarte, te lavas la cara, preparas el desayuno y te metes en la ducha antes de vestirte. Nada más llegar a tu oficina dedicas un par de minutos a ordenar un poco tu mesa, revisas el correo y te haces una lista de las tareas pendientes. Son pequeños gestos que cada día repetimos porque funcionan y nos acercan a los resultados que buscamos conseguir.

Rutina paso a paso para cuidar el cabello teñido

Una que proteja tu melena, que la mime y la cuide. Un tratamiento que mantenga el color y no lo apague ni una pizca. Que lo fije e intensifique. En definitiva, una rutina que respete el tono que has elegido y contribuya a que luzca deslumbrante.

Aproximadamente 2 de cada 3 mujeres de edad media en Europa se tiñen. Y, lógicamente, buscan los mejores resultados con su tinte. Porque importa el momento del tinte, pero importa aún más las semanas después.

¿Te apuntas a la rutina Phytomillesime? Solo tienes que seguir 4 pasos y utilizar 5 productos:

  • Todo empieza con… el pre-champú. Necesitas un color locker que envuelva tu fibra capilar antes de aplicarte el champú. Este de Phytomillesime tiene una textura en gel que nada más aplicarlo sobre el pelo cierra las escamas del cabello evitando que desaparezcan los pigmentos. Póntelo sobre el cabello seco, de raíz a puntas, separando todos los mechones. Y tras dos minutos, aclara la melena.


  • Ya estás lista para… utilizar el champú o la crema lavante. Métete en la ducha y utiliza uno de estos dos productos –lo ideal es que los vayas alternando-. Ambos contienen extracto de Edelweiss, que ayuda a proteger el color. No tienen sulfatos y mientras que la textura del champú es espumosa, la de la crema lavante es refrescante pero más untuosa.


  • Y después llega el turno de… la mascarilla. Tiene una textura cremosa y está compuesta por ácidos grasos, vitamina E y manteca de argán. En tan solo tres minutos notarás cómo tu pelo está más suave y, sin darte cuenta, estará más nutrido y reparado.


  • No te olvides de… el concentrado de belleza. El nombre puede que te suene raro, pero sirve para reforzar la fibra capilar y aportar brillo. Disminuye el encrespado y facilita el desenredado.


Si tienes el cabello teñido o con mechas y quieres brillar y que tu cabello lo haga contigo… ¡súmate a la rutina Phytomillesime!