Phytocolor: para gustos, los colores

¿Te atreverías a aplicarte en el cabello cenizas de madera de haya, henna, sebo de cabra, sales de plomo o extractos de plantas, raíces y cortezas de árboles?

Hace siglos, los tintes para el cabello eran todo un riesgo para la salud –muchas veces resultaban tan tóxicos que provocaban hinchazón en los ojos y en la piel-, hasta que en el año 1909 el químico Eugène Schueller descubrió la fórmula del primer tinte seguro.

Aunque el color natural de nuestro cabello está condicionado por la genética, ¡podemos cambiarlo! El color nos permite expresar estados de ánimo, dar pistas sobre nuestra personalidad y alguna que otra seña de nuestra identidad. Por este motivo, elegir el tono que queremos lucir en nuestro cabello no es una decisión fácil y, más allá de la simple estética, debemos tener en cuenta las características del producto que elijamos ya que, además de colorear, lo ideal es que el cabello quede suave, flexible y muy brillante.

Phytocolor combina a la perfección ambos aspectos: la alta tecnología de sus fórmulas con los beneficios de las plantas. ¿El resultado? Un color que impacta y con mucho brillo.

Pero, ¿por qué Phytocolor resulta especial? Porque los pigmentos vegetales que contiene, como la madera de la India o de Brasil, la granza, la genisteae o el coreopsis se utilizan desde la Antigüedad por sus propiedades colorantes.

·         Aplicarlo es tan fácil como parece:

Su textura de crema untuosa permite repartir el producto de forma uniforme y precisa, desde la raíz hasta las puntas. Desde la primera aplicación, Phytocolor cubre el 100% de las canas y garantiza una larga duración, respetando el cuero cabelludo y la fibra capilar y minimizando el riesgo de alergias.

·         Un truco de experta:

Si más del 50% de tu cabello presenta canas, mezcla un color natural con un color con reflejos y obtendrás un resultado deslumbrante.