Encrespamiento, ¿qué es eso?

El encrespamiento puede ser el peor enemigo de nuestra imagen si no sabemos cómo tratarlo adecuadamente. El término hace referencia al aspecto del pelo que sufre de deshidratación. Este se vuelve mucho más rebelde, lo que puede desembocar en problemas severos de estética y de manejo durante el peinado.

Una falta de hidratación general puede provocar que el pelo se encrespe

La sequedad es el principal factor que causa este problema tan común entre personas de todo tipo. Las puntas, si se abren, contribuirán a una pérdida de brillo progresiva y a un aspecto deteriorado. La aspereza del pelo creará nudos que, al ser cepillados, provocarán una caída del cabello mucho más abundante que la de una melena sana.

Sin embargo, existen tácticas fácilmente aplicables que pueden ayudarnos a contrarrestar los efectos de la sequedad capilar, sobre todo para aquellos que viven en climas fríos o cuyo cabello tenga predisposición a ello. No importa la edad, lo maltratada que se encuentre la melena o el poco tiempo o presupuesto que tengamos disponible para su cuidado: siempre hay una solución.

Trucos que podemos empezar a poner en práctica hoy mismo

Veamos cinco consejos prácticos y sencillos con los que disminuir el encrespamiento, la caída y la sequedad capilar.

1. El agua fría hace milagros

Lavarnos el pelo con agua no muy caliente (esto lo secaría todavía más), utilizar productos de confianza y usar un suavizante o sérum especial para cabello encrespado facilitará el peinado. Si finalizamos el aclarado con un toque de agua fresca ganaremos además un extra de brillo.

2. La toalla puede ser nuestra mejor amiga

Pero solo si sabemos usarla bien. Secando el cabello a toquecitos, sin frotar y con paciencia, retirando poco a poco toda la humedad. Hacerlo con demasiada rapidez o fuerza hará que se electrice el cabello, obteniendo el efecto contrario al deseado.

3. Usar un buen protector de calor

La misión de estos productos tales como el spray reparador es crear una fina capa de protección entre el pelo y la fuente de calor (secador, tenacilla o plancha) para que, al entrar en contacto, la alta temperatura evapore el producto y no reseque la melena. Este recurso es indispensable para no perder brillo y densidad capilar.

4. Prescindir del calor al máximo

Es importante dejar que el pelo se seque naturalmente. Para obtener el mejor resultado posible, usar un gel antifrizz de alta duración y a continuación desenredar con un peine de púas anchas. Si no podemos optar por esta alternativa por el clima, unos toques con el secador a una temperatura no muy elevada servirán para eliminar la mayor cantidad de humedad posible sin dañarlo en exceso.

5. Utilizar Phytolisse

Este sérum específico para alisado aporta suavidad y brillo en apenas unos toques. Además, la poca cantidad necesaria para obtener buenos resultados lo convierte en un producto de gran efectividad y rentabilidad.

Ahora ya solo queda aplicar estos tips para conseguir un pelo con un aspecto más sano e hidratado. Frío, suavidad, naturalidad al máximo y Phytolisse son las claves para una melena correctamente tratada e hidratada. Estos consejos facilitarán el manejo de nuestro cabello a la hora de peinarlo o darle forma. ¡Y a presumir de nuestra melena!