¿TU CABELLO TIENE SED? ¡Es hora de hidratarlo!

Puntas quebradizas, falta de brillo, sequedad, encrespamiento… si has hecho pleno con todos estos síntomas no hay duda alguna: tu cabello necesita hidratarse.
 Las planchas, la alta temperatura del secador o la falta de tiempo y ganas para aplicarse productos que acuden al rescate de nuestro cabello son algunos de los causantes de estos síntomas. Las razones están claras pero, más allá de buscar culpables, es hora de buscar soluciones reales.

 Empecemos por Phytojoba, un champú suave y untuoso que se convertirá en tu mayor aliado en la ducha. Contribuye a que tu melena vuelva a alcanzar su grado de hidratación óptimo, su brillo y su flexibilidad. Tres cualidades en tan solo un producto compuesto por flores de aciano y de malva y una base limpiadora de coco, que se aplica como un champú común: sobre el cabello mojado y masajeando de forma delicada, para terminar aclarándolo con abundante agua.

 Y, después del champú, ¿qué?

 Por mucha prisa que tengamos, después del champú Phytojoba debemos utilizar un tratamiento hidratante que tan solo nos exigirá un par de minutos. Es el momento perfecto para completar los beneficios que ya ha obtenido nuestro cabello con el champú. Te proponemos dos opciones, según tus necesidades:

 1. Si tienes el cabello normal o seco, utiliza Phytobaume Hidratación. Contribuirá a que el desenredado sea mucho más sencillo y rápido, haciendo que el cabello luzca más brillante y no esté apelmazado. Su aceite de jojoba aporta una dosis extra de hidratación y las semillas de Angélica, tonifican y purifican.

 2. Si tu cabello es fino, tu producto ideal es Phytobaume Volumen. Tras su aplicación, el cabello recupera su volumen y luce más denso y brillante. El secreto, sin duda, está en la fórmula. El extracto de bayas de espino y de saúco tienen altas cualidades nutritivas, mientras que el extracto de algas rojas favorece el aumento de agua en el cabello.