¡Stop nudos! Trucos para desenredar el cabello en 5 pasos

Que levante la mano quien ni haya sufrido algún tirón de pelo ya sea propio o en la peluquería, se haya peleado con su cepillo al desenredarse después de la ducha o haya incluso hasta tenido que cortar algún mechón pequeño por no poder pasar las cerdas de un cepillo entre algún fragmento de pelo. Desenredar no es tarea fácil. Ni para las que tienen el pelo liso y fino ni para las que lo tienen rizado y grueso. Pero existen una serie de trucos que facilitan este proceso y, es más, ayudan a estimular el cuero cabelludo, favoreciendo así el nacimiento de un pelo fuerte y sano. Así lo aconsejan los expertos así que ¡toma nota!

En primer lugar, deberíamos incluir el cepillado diario en nuestra rutina de belleza ya que eliminar las partículas que se encuentran en el pelo estimula la circulación sanguínea y, además, ayuda a domarlo. Eso sí, este consejo aplica a las que tengan el cabello liso u ondulado. Por el contrario, si el pelo rizado se cepilla a diario conseguiremos el efecto opuesto. Por eso, estos consejos son válidos para todo tipo de cabello.

1.       Desenredar el cabello antes de la ducha: piensa que si antes de entrar a la ducha ya lo tienes enredado, cuando salgas lo tendrás posiblemente mucho más enredado y será más difícil peinarlo porque además, estará mojado. Tómate unos minutos para desenredarlo en seco, sobre todo si tienes el pelo rizado. ¡Lo agradecerás!

2.       El cepillo milagroso: conocido como Tangle Teezer, este cepillo que, aparentemente parece de juguete, es el mejor aliado para desenredar tu cabello cuando crees que es misión imposible. Parece un simpático erizo de plástico pero el secreto reside en el material sintético de sus púas y las diferentes longitudes que le permiten llegar a cada cabello. Además es muy práctico y evita que las puntas se partan.

3.        Sepáralo en mechones y empieza por las puntas: un truco infalible es dividir tu melena en dos mitades, la izquierda y la derecha y empezar a cepillar desde las puntas hacia arriba. Si lo haces en dirección contraria, lo único que conseguirás es arrastrar los nudos desde el cuero cabelludo hacia abajo, dañando y rompiendo la fibra capilar.

4.       Dejar actuar la mascarilla: para que la mascarilla tenga efecto debemos dejarla actuar al menos 5 minutos. Por lo que puedes aplicártela sobre el cabello húmedo, continuar con tu ritual de belleza fuera de la ducha y luego aclarártela. Prueba Phytojoba, una mascarilla sin silicona que hidrata de manera instantánea gracias al aceite de jojoba, extremadamente suave y regenerador y con aceite esencial de naranja dulce de Sudáfrica, que aporta brillo y vitalidad al cabello.

5.      Aceite hidratante y ligero: el aceite es uno de los productos que más ayudan a nutrir el cabello y, por tanto, favorecen el desenredado. El de Phyto Huile Soyeuse es un fluido lácteo hidratante sin siliconas, con un 98% de activos de origen natural cuyos extractos de caléndula, romero y extracción de Malvavisco aportan al cabello brillo, vitalidad y suavidad. Se aplica de medios a puntas sobre cabello húmedo. Notarás cómo el cepillo de desliza suavemente por el cabello y ¡sin tirones!

No vamos a evitar que el pelo nos quede perfectamente desenredado y listo para un cepillado de cine, pero si seguimos estos consejos conseguiremos que esta parte de nuestra rutina de belleza no sea tan tediosa e incómoda como antes. Además, el aspecto de nuestro cabello mejorará notablemente y lograremos ir domando nuestra melena con más facilidad.