¿Con qué frecuencia te lavas el pelo?

¿Dos veces a la semana? ¿Tres? ¿Todos los días? No existe una norma, ni tampoco una respuesta correcta. Hay opiniones de todo tipo. Algunos expertos señalan que lavarse el pelo a diario puede provocar irritaciones en el cuero cabelludo y que la melena luzca más seca. Sin embargo, la mayoría de ellos, afirma que la frecuencia depende del tipo de pelo que tenga cada uno y que no hay que prestar atención al número de veces, sino que hay que hacerlo cuando lo necesitemos. 

¿Cómo es tu cabello?

Si es seco, notarás que aguanta más tiempo limpio y tal como si estuviera recién lavado. Sin embargo, si es graso, se ensuciará con mayor facilidad y puede que al día siguiente ya esté pidiendo a gritos un lavado. Aun así, seguro que has notado que el pelo se acostumbra. Es decir, que cuanto más espaciemos los lavados, más tiempo aguanta limpio.
Debido a nuestro frenético ritmo diario, nos solemos lavar el pelo más de lo necesario
Vamos al gimnasio y se nos ensucia; tenemos una reunión importante y queremos llevarlo limpio; una cita especial; llueve y se encrespa, perdiendo su forma; entramos en un restaurante y nos sientan muy cerca de la cocina –o alguien decide pedirse una carne a la brasa-; o, simplemente, se ensucia con la contaminación que existe en la ciudad en la que vivimos. 

El champú inteligente

En esos casos, en los que no podemos evitar lavar nuestra melena al terminar el día –o al empezarlo-, se recomienda utilizar un tratamiento que ayude a regular el cabello y a mantener su hidratación.
El champú Phytoprogenium es un producto que se puede utilizar de forma frecuente y cuyo objetivo es mantener el equilibrio del cuero cabelludo y realzar la melena. Este champú inteligente tiene una base botánica muy potente y unos ingredientes activos que suavizan y protegen el cabello.
Se utiliza como cualquier champú: se aplica directamente sobre el cuero cabelludo húmedo y, tras masajearlo, se aclara. Pero no es un champú normal. Phytoprogenium es lo que se denomina un champú inteligente ya que se adapta a cada melena –sea esta como sea- y la regula, consiguiendo que luzca brillante y esté sana. Contiene algunos activos que ayudan a que este tratamiento sea único:
- Leche de avena, que aporta suavidad y desenreda de forma instantánea. Además de aportar proteínas y lípidos hidratantes.
- Extracción de malva, con un gran contenido de mucílago para suavizar e hidratar directamente la fibra capilar.
- Complejos prebióticos, para mantener la autodefensa del cuero cabelludo. Esto lo consigue promoviendo la presencia de microorganismos beneficiosos en él.