¡Atención! El cuero cabelludo también hay que cuidarlo!

El cuero cabelludo es el gran olvidado de nuestra melena. Esta parte del cabello también necesita cuidados extra para evitar picores, tirantez y la temida sequedad, los síntomas más habituales de un cuero cabelludo sensible. Estos problemas se acrecientan con los cambios de temperatura, la exposición solar, el estrés o el uso de productos cosméticos inadecuados y son muchos los hombres y las mujeres que los sufren cada día. 

¿Eres tú uno de ellos?

Sin embargo, como siempre es mejor prevenir que curar, aunque no hayas notado estos síntomas, es momento de empezar a cuidar el cuero cabelludo para evitar su aparición.

Consejos para cuidar el cuero cabelludo

Cuando apliques el champú, utiliza las yemas de los dedos y no las uñas, realiza movimientos suaves.
Termina el lavado con agua fría para activar la circulación sanguínea del cuero cabelludo. Además, conseguirás una dosis extra de brillo.
Desenreda tu melena con un peine que no rompa tu cabello o que lo rompa lo menos posible.
Utiliza productos no demasiado agresivos, que protejan el cuero cabelludo y lo equilibren. Y siempre en la cantidad adecuada, el exceso de producto puede dañar el folículo piloso.

Phyto ha creado Phytopolléine, un elixir vegetal que estimula todo tipo de cuero cabelludo. Su fórmula es sorprendente y este es el motivo por el que Phytopolléine se ha convertido en un tratamiento de culto. ¿Sabías que en tan solo 25 ml de este producto se concentran 1.750 gramos de plantas frescas? ¡Casi nada!
Phytopolléine se presenta en un pequeño frasco y actúa como una fuerza sanadora para el cuero cabelludo, sean cuales sean sus características. Contribuye a equilibrarlo y a potenciar su microcirculación con tan solo unas gotas de tratamiento.
Y, te preguntarás: ¿cómo se utiliza? Antes de entrar en la ducha y lavarte el cabello, aplica el tratamiento raya por raya directamente sobre el cuero cabelludo –ayúdate con el aplicador que contiene el frasco-. Después de masajear suavemente, déjalo actuar durante 20 minutos y luego lava el pelo con champú y acláralo bien. De hecho, si quieres un tratamiento intensivo, déjalo reposar toda la noche.
El aceite de germen de maíz y varios aceites esenciales tonificantes hacen de Phytopolléine un tratamiento 100% vegetal único. Porque es básico mimar el cuero cabelludo, ¡no te olvides de él!